El curioso mundo de las matemáticas.

Andrea Herranz

El poligrafo, detector de mentiras. Como funciona, en que consiste y que hace la maquina de la verdad

Seguro que todos conoceis el polígrafo de verlo en varios progaramas de televisión. Nunca os habeis preguntado cómo funciona, si es efectivo y si es posible engañarlo? Pues aquí podeis encontrar todas las respuestras a vuestras preguntas.

Mentir es, mal nos pese, un comportamiento típicamente humano. Generalmente no lo hacemos con mala intención e incluso algunas veces lo hacemos para proteger o no dañar a nuestro interlocutor. Véanse las famosas mentiras piadosas. Pero existen ámbitos en los que interesa especialmente la detección de las mentiras: abogados que quieren descartar un defendido mentiroso, entrevistadores que no quieren que los solicitantes del trabajo oculten cosas sobre sí mismos, o incluso la policía.

Para reducir la probabilidad de falsos testimonios, hacen uso del comúnmente llamado Detector de mentiras. Y digo comúnmente llamado porque su nombre oficial es polígrafo. En nuestras latitudes es más conocido debido a su uso en la industria del entretenimiento, y más comunmente en la televisión, ya nos es familiar la imagen de una persona sentada y cubierta de sensores, que debe responder con sí o no a las preguntas de un estoico señor que no pierde de vista una suerte de sismógrafo que no deja de expulsar papel continuo.

Para más información acerca del polígarfo haz clic aquí.

Anuncios

marzo 26, 2007 Posted by | Curiosidades | 2 comentarios

Las nuevas tecnologías mejoran el rendimiento en las matemáticas

España está a la cola en capacidades matemáticas, según el Informe PISA 2003, que ha medido el nivel educativo de 41 países (30 de la OCDE y 11 no miembros). Este informe colocó a España en el puesto 24 en esta materia. Las reacciones generales van encaminadas a buscar soluciones a una situación que parece desastrosa. Pero para dos profesores de matemáticas de dos institutos públicos de Madrid, Ildefonso Mazas y José María Arias, “la situación no es, ni mucho menos, tan grave; las soluciones ya están en marcha”.

 

 

 

Clases de matemáticas por ordenador en el instituto Mariano José de Larra de Aluche

Ampliar

Estos docentes han desarrollado durante los últimos seis cursos escolares un proyecto que demuestra que la aplicación en las aulas de las nuevas tecnologías -la informática- para enseñar matemáticas mejora el rendimiento de los alumnos en un 24,39%. En el curso 2003-2004 participaron en una prueba que lo demuestra 1.822 estudiantes de ESO y bachillerato de 19 institutos públicos madrileños. En cada centro, un grupo utilizaba una vez por semana varios programas informáticos para aprender matemáticas, y otro no, contando ambos con el mismo profesor. En total, el grupo informatizado lo formaron 846 alumnos, y el otro, 976.

Este grupo, el informatizado, hizo dos exámenes, uno con ordenador y otro sin él.

La nota de ambas pruebas demostró que el rendimiento había mejorado un 24,39%. Pero, aun teniendo sólo en cuenta el ejercicio clásico, sin ordenador, la nota subió para este grupo un 11,2%, algo que no les ocurrió a los que no se habían familiarizado con las nuevas tecnologías.

Ahora, el proyecto se está desarrollando en Andalucía y Castilla y León, y se acaba de incorporar en Castilla-La Mancha. Concluida la fase experimental, el programa está generalizándose: ya no hay grupos de alumnos diferenciados dentro de los centros que participan, todos trabajan con el ordenador. Por eso, ahora la comparación de resultados habría que hacerla con la nota media nacional en matemáticas.

Pero para estos profesores ya está más que demostrado el éxito de la aplicación de nuevas tecnologías. Una aplicación, insisten, que necesita “la formación del profesorado”. “Los docentes han de saber usar los programas informáticos y cómo aplicarlos en las clases”. Para ello, Mazas y Arias han diseñado material didáctico que cubre todo el programa de matemáticas desde primero de ESO hasta bachillerato con ejercicios concretos para cada lección.

Bibliografía El País.

marzo 22, 2007 Posted by | Tic y matematicas | 1 comentario